sábado, 25 de octubre de 2008

La llave...


Acá van el lápiz y el color final juntos. Este fue un regalo para un amigo, que terminó convirtiéndose más tarde en una historieta muy importante para mí. Cuando le mostré el personaje a mi compañero Ferrari, antes de regalar el dibujo, le gustó tanto, que me escribió un guión para una historieta unitaria de ¡veinte páginas!. Me dijo: "Me voy a Italia y a España con mi mujer, a pasear un poco y a conocer a mis editores, ¿querés hacer unas muestras para que vean tu trabajo?". Hice cinco páginas a lápiz, me maté, estaban buenas buenas, y se fué. Un mes después, me llegó un mail donde me contaba que había gustado mi material, y que estaba adentro. Que se me había terminado el tiempo libre. Eso fue el 7 de febrero del 2005.

Un regalo fue la llave. Un regalo para un tipo que respeto y quiero mucho; de quien les voy a hablar muchísimo también.

3 comentarios:

Nico Mele dijo...

Jajaja ese monstruo me causa mucha ternura jajajaja. Que buen trabajo Diego (para variar)

mati dijo...

que buen bicho!!!

zero dijo...

jajaja la piedrita del zapato después de la batalla