sábado, 25 de octubre de 2008

Otro gran MAESTRO...


En el 2002, antes del Sótano Blanco y después de la partida de Raúl Fortín, me fuí, gracias a mi amigo Oscar Matassa, a ver al maestro Alberto Salinas (nota: Oscar fue discípulo de Alberto muchos años antes que yo, incluso fuimos una vuelta a una clase en la escuela de Carlos Garaycochea, donde Salinas daba taller de historieta). Alberto fue cocreador junto con Robin Wood de el personaje "DAGO", ¡nada más y nada menos! Y otra vez, no quiero aburrirlos, pero mi cabeza... Sí, explotó.
Alberto era un maestro en todo el sentido de la palabra, ceremonioso y educado, un fenómeno. Y caí yo, todo lo contrario, un desacatado total, siempre sin afeitar y con aro en la oreja... ¡mi Dios! Lo cierto es que desde el primer día pegamos la mejor onda y mi paso por su taller fue también algo que me quedará por siempre. Todavía recuerdo el día que vi por primera vez los originales de Drácula y de los primeros capítulos de Dago.... ¡Carajo! se me salieron los ojos de las órbitas... No lo podía creer. Hablábamos mucho de arte, de los pintores barrocos, al viejo le encantaban como a mi, Rembrandt y Velázquez, y los del renacimiento, Miguelito (un tal Angel) y Leonardo. Martita, su mujer, traía café caliente y alfajores, para el "recreo", y el viejo se ponía con su pipa, que a mi, con mi alergia, me hacía pelota. Pero nos cagábamos de risa. Mucho.

Hoy dibujo tratando de honrarlos. Siempre. A él y a Fortín. Mis dos primeros maestros.

1 comentario:

Ernesto dijo...

Hola Diego,espero que estes bien,muy bueno tus trabajos y tu blog.Gracias por enseñarme todo lo que se de dibujo,sin mas un abrazo