domingo, 11 de abril de 2010

Como un conjuro...


Hace unos años, mientras estaba terminando mi carrera, tuve la suerte de hacer un trabajo de investigación que me alucinó. La materia se llama LEGISLACIÓN Y POLÍTICA CULTURAL, y es parte del Profesorado en Artes Plásticas. Teníamos que elegir algo que para nosotros fuese interesante por algún motivo y hacer una valoración patrimonial, partiendo de una exhaustiva investigación. Así, elegí la copia en yeso del Moisés de Miguel Ángel que se encuentra en el hall de entrada de la Facultad de Bellas Artes, la cual por aquel entonces, se encontraba en pésimo estado, muy sucia y muy dañada. Siempre sentí fascinación la obra de "Miguelito", así que investigar sobre esta pieza iba a ser algo entretenido. Empecé por una oficina de la Facu, y anduve por toda la ciudad, juntando datos, metiéndome en bibliotecas, hablando con gente que me ayudó mucho, y me iba orientando en la recolección de datos, a veces muy escasos, a veces muy interesantes. Estuve un mes dando vueltas, y finalmente obtuve mucha info. El trabajo práctico, había que coronarlo con una obra que tuviese que ver con alguna de las disciplinas de nuestras especialidades. En mi caso, yo elegí el dibujo, que era mi materia básica. Otros eligieron la escultura, el grabado, la pintura, etc. Y dentro del dibujo, pensé en combinar la ilustración y la historieta.

Bueno, la cuestión es que el informe escrito y la obra gustaron mucho, a mi me dejaron muy conforme, me sentí muy contento con el entusiasmo que le puse y terminé la materia con dos sensaciones: La primera, la de sentir que por una vez, un trabajo me motivaba y me permitía jugármela. A veces los TP no son muy motivadores. Y la segunda, un poco de tristeza, por ver que en un lugar como la facultad de Bellas Artes, a veces no se protegen las piezas que tanto costó conseguir y que se podrían aprovechar para que los alumnos las estudien, y en lugar de eso, se dañan, se ensucian, etc...

En esta lámina que ven arriba, y que es tan grande que sólo puedo fotografiar (tendría que escanearla en muchas partes, pegarla en photoshop y que quede bien, etc) manifesté un deseo, un anhelo... y terminó siendo casi un conjuro. En menos de dos años, comenzaba la restauración del Moisés, de la que participó mi amigo Martín "Churry" Figueroa, y que dejaría al calco de yeso en estupendo estado, para el deleite de todos, como bien se merecía desde hace años.

Salutti.

El Chueco.

6 comentarios:

Andre dijo...

¡Que lindo trabajo! Estoy 100% a favor de cuidar nuestro espacio, nuestra facultad. Ojalá el conjuro de esta obra se aplicara a tooooodos los otros lugares que estan tan descuidados en BA (centros de estudiantes basta de pintar paredes por favor!!).
Como siempre un gusto ver sus trabajitos, un beso

Franco dijo...

Muy copado loco, ojalá que las cosas sean asi no?

Tanqueta dijo...

Muchacho, que puedo decir que ya no sepas... Te mando un abrazo grande y nos estamos viendo en estos dias.
Como te fue con el laburo que estabas haciendo?

luchoap dijo...

JAJAJAJAJA,QUE BUEN TRABAJO COLEGA,NO HAY DUDA QUE EL HUMOR Y LA EXHORTACION CUMPLEN SU FUNCION.... UN SALUDO CALUROSO DESDE AREQUIPA - PERU...SIGA PUBLICANDO SUS JOYAS....

el chueco Aballay dijo...

Andre: Gracias por pasar. Y sí, basta de maltratar espacios. Lleva más esfuerzo dañar que preservar. Es increíble...

Franco: Ojalá.

Tanqueta: bien me fue, toy molido, pero bien. Nos vemos pronto, amigacho...

Luchoap: Muchas gracias por tus cálidas palabras y bienvenido a mi blog. En cuanto me libere un poco, pasaré por el tuyo.

Saludos para todos/as.

El Chueco.

Evelin Kyo dijo...

Ya la cambiaron de lugar a la estatua xD!
Está unos metros más adelante, para generar mayor circulación porque ocupa mucho espacio !_!